Elecciones 9M: la relación con EEUU; Irak como telón de fondo

Elecciones 9M y Política Exterior de España (presentación)

El análisis de la relación de España con EEUU comienza durante la segunda legislatura de Aznar, pues es el momento en el que se produce el cambio de rumbo de la tradicional política exterior española.

– Las decisiones de Aznar –

Durante esta segunda legislatura, Aznar hizo del acercamiento a los EEUU la piedra angular sobre la que descansaría toda la política exterior de España. El acercamiento que proyectaba debía llegar a tener un nivel similar al que la potencia mantiene con Gran Bretaña y para su consecución dedicó grandes esfuerzos. La coyuntura internacional (11-S o las presidencia semestral de España de la UE desde el 1 de enero del 2002) jugó a su favor y catalizó la materialización de ese acercamiento preferencial que tienen su máxima expresión en la llamada foto de las Azores (16 de marzo del 2003). A ese acercamiento, y esa foto, también coadyuvó otro de los puntos donde Aznar se empleó a fondo desde su primera legislatura, y que fue la obtención para España de un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad (el 27 de septiembre del 2002), lo que hacía nuevamente muy interesante a España para los planes de EEUU.

Lo que sucedió después, la cita en Crawford, el cómo Aznar prestó un apoyo incondicional a EEUU en la guerra contra Sadam Hussein y difundió todas las sospechas como pruebas de cargo contra el régimen iraquí, es ya por todos conocido, y es desde aquí que comienza la valoración que sobre las dos etapas de gobierno en relación a EEUU se realizan desde las posiciones afines al Partido Popular o al PSOE.

– Valoración desde las posiciones del Partido Popular –

Desde los sectores afines al Partido Popular se parte de la afirmación de que los principios y valores defendidos por el partido son los mismos que alumbran la constitución y sistema político de los EEUU. Desde esta premisa básica se justifican la lógica del acercamiento a esta nación, ya desde la presidencia de Clinton y de manera reforzada tras el 11-S, por el compromiso con la lucha contra el terrorismo que Bush proyectaba. Según estas posiciones, ese compromiso con EEUU y la consiguiente creciente influencia en Washington, unido a la mayor presencia de España en los grandes foros internacionales, llevó a reforzar el peso de España en la escena internacional hasta alcanzar “el culmen”. De esta forma, España pasó a ser para EEUU un socio previsible y leal lo que, según estas posiciones, facilitó la penetración de nuestras empresas, un mayor apoyo en la lucha contra el terrorismo de ETA y el incluir a España en la agenda periódica de senadores y representantes norteamericanos, con todo lo que esto último podía implicar de cara a las posibilidades de encontrar un terreno de interés común entre ambos Estados.

Desde estas posiciones se ve la llegada al poder de Zapatero como una quiebra en la relación con EEUU frente a la que pierde puestos. Encuentran que la ofensa a la bandera, la retirada de tropas, las declaraciones de Túnez o el “antiamericanismo instintivo” que ven manifestarse en Zapatero, no pueden sino debilitar esta relación y con ella, la pérdida del “mayor” apoyo antiterrorista contra ETA que España podría obtener, así como la pérdida del poder internacional que España había venido acumulando, lo que ha de llevar a España al aislamiento.

– Valoración desde las posiciones del PSOE –

Desde el otro lado de la balanza política no se considera que Aznar apostara por EEUU sino por Bush y su gobierno atípico, ante lo cual, y con independencia de las forma de la retirada de las tropas de Irak o de las declaraciones de Tunez, obligaron a Zapatero a adoptar un perfil bajo en sus relaciones con EEUU a la espera de la llegada de una Administración más favorable.

Análisis de posiciones y opinión personal

– Sobre las relaciones entre presidentes y su incidencia en las relaciones bilaterales –

A falta de poder presentar datos cuantitativos, que caen fuera de lo que aquí se pretende, opino que el hecho de que los presidentes de dos Estados no sintonicen no es óbice para que se produzca una merma significativa en las relaciones bilaterales entre ambos países, tal y como se sostiene y forma parte del discurso oficial del Partido Popular.

Qué las diferencias y desencuentros sobre Irak han enfriado las relaciones al más alto nivel entre EEUU y España es evidente. Qué esto haya derivado en una merma significativa de la posición de España en EEUU y en el resto del mundo es algo ya más discutible y más en los puntos que se presentan desde las filas del Partido Popular. El tiempo ha mostrado que España no se ha quedado aislada frente a su posición en Irak, sino que otros han seguido el mismo camino, incluida Gran Bretaña o los propios EEUU que ya han anunciado recortes de sus tropas allí (si bien lo justifican, como no podía ser de otra manera, por haber cumplido la misión).

– Sobre la pérdida de peso de España en el mundo –

El que España ya no esté en el Consejo de Seguridad es algo unido al carácter no permanente del sillón que ocupó y por tanto, no puede ser utilizado como argumento para justificar una pérdida de relevancia internacional. Por contra, España sigue ocupando los puestos de responsabilidad que le toca en función de los compromisos que tiene suscritos; por ejemplo la presidencia de la OSCE en el año 2007. Qué estos puestos podían ser más, también sería deseable.

– Sobre el apoyo de EEUU a la lucha contra el terrorismo –

Con respecto al terrorismo de ETA, sin despreciar la ayuda que desde EEUU pueda venir, no es correcto el afirmar tajantemente que sea ese país el que más nos puede ayudar, sino que éste es Francia. Además hay que recordar que en el ámbito de la lucha contra el terrorismo islámico es España el país que más hace por ella desde un respeto a la ley y al Estado de Derecho; encabeza la lista de detenciones de islamistas radicales y ya ha condenado tras un juicio a los que perpetraron la matanza de Madrid (la última gran redada islamista se produjo el sábado 19 de enero en Barcelona).

– Sobre el apoyo incondicional a EEUU –

Es correcto afirmar que fue lícito el deseo de Aznar tanto de elevar a España a una mayor posición internacional como de reforzar la relación con EEUU, incluso diría que es algo que forma parte de la responsabilidad de todo presidente, y no encuentro discusión en esto. Pero para lograr esa meta no todo vale y el ir de la mano de Washington en la manera en que se fue no es de recibo para un país como España; cambiar el “favor” de Perejil por el apoyo en Irak no fue un quid pro quo equitativo, sino un error mayúsculo.

Ver también:

Elecciones 9M y Política Exterior de España (presentación)

Anuncios

9 comentarios sobre “Elecciones 9M: la relación con EEUU; Irak como telón de fondo

  1. Bueno pues sobre esta primera entrega no tengo nada que decir excepto que se nota un concienzudo y duro trabajo de reflexión así como una impecable exposición y orden en las ideas.

  2. Soy una americana quien está estudiando español aquí en Madrid. Parece que es muy importante para los españoles saber exactamente que pasó entre Bush y Aznar antes del principio de la Guerra contra Irak. Antes, yo no sabía nada de ese tema, excepto que España ayudó a los EEUU con la guerra. Pero leí el trascripto de la conversación entre Aznar y Bush. (http://www.juancole.com/2007/09/bush-aznar-transcript-war-crime-of.html) Creo que sería peligroso para España elegir los EEUU sobre UE para un apoyo contra el terrorismo, porque los EEUU solo ayudará a otros países cuando es en su propio interés. Zapatero es inteligente políticamente para ser instintivamente antiamericano, no solo porque los ciudadanos van a confiar más en él sino que los EEUU nunca es fiel a otros estados.

    Me parece muy interesante que España se considera como un país que tiene peso en el mundo. Desde el punto de vista de un americano, nunca leemos artículos sobre España, o escuchar noticias de su economía, o hablar sobre sus políticos. Para nosotros, España solo tiene importancia porque es parte de la UE.

  3. Para muchos españoles el interés en esa entrevista residía en intentar encontrar, en la boca de sus protagonistas, alguna razón coherente por la que mereciese la pena el apoyo incondicional a EEUU respecto a Irak. Es decepcionante no encontrarla y ratifica el error en que cayó el anterior gobierno español.

Los comentarios están cerrados.