Elecciones 9M: España y la relación con el Magreb

Elecciones 9M y Política Exterior de España (presentación)

Afirma Zapatero (1): “siempre me ha parecido absurdo lo de acostarse con los marroquíes para dar celos a los argelinos, y luego acostarse con los argelinos para dar celos a los marroquíes”. Y parece que esta frase es la que resume la política de España respecto al Magreb durante los distintos gobiernos democráticos y así continua.

Aznar se alió con Argel consiguiendo acuerdos de gas y la concesión de la construcción del gaseoducto a la península Ibérica, actuó sobre Marruecos apoyándose en su “especial” relación con EEUU, devino la crisis de Perejil y allí se defendió nuestra soberanía lo que llevó a una gran crisis entre los dos gobiernos. Con Zapatero se restaura el clima de colaboración con Marruecos, con quién se firman acuerdos migratorios y que a su vez obtiene ahora el estatus de aliado preferencial de EEUU, se distancian las relaciones con Argel y se rompe la concesión de construcción del gaseoducto, se ejerce la soberanía de España sobre Ceuta y Melilla con sendas visitas de S.M. los Reyes a cada ciudad lo que a su vez deriva en una nueva crisis con Marruecos, sólo recientemente superada.

En fin, creo que resulta clara la política pendular de nuestros diferentes gobiernos y por ende, la dificultad de calificar cual ha resultado más eficaz. Y lo que es peor, es probable que en ese juego de acostarse con unos y con otros, los que realmente estén sacando provecho de la situación sean los argelinos y los marroquíes. Si a esto se une que la zona del Magreb es prioritaria para España por razones de seguridad (por ahí es por donde vienen nuestros principales desafíos de seguridad al tiempo que es la zona que la OTAN nos encarga defender), resulta más que evidente la necesidad de que se logre de manera imperativa una definición de consenso en política exterior para la zona.

Para terminar, señalar que en el plano del consenso se debe situar también la política con respecto al Sáhara, donde a día de hoy parece que la postura más lógica de España ha de ser la asociada al Plan Baker, consecuencia y evolución de nuestro pasado colonial y de la responsabilidad adquirida al dejar el territorio.

En cualquier caso, la relación con el Magreb aparece como un punto débil de nuestra política exterior que ha de ganar en el futuro peso y coherencia.

(1) VALENZUELA, J. (2007), Viajando con ZP, Barcelona, Debate, p. 21

Ver también:
Elecciones 9M y Política Exterior de España (presentación)
Elecciones 9M: la relación con EEUU; Irak como telón de fondo
Elecciones 9M: España y la relación con la UE

Anuncios

4 comentarios sobre “Elecciones 9M: España y la relación con el Magreb

  1. es todo mentira lo que se refiere a buenas relaciones tanto en marruecos como en argelia.
    Cuando tienes un problema en unos de esos dos pises sabes el poco respeto que le tienen al gobierno español y en eseo en el caso de que os entereis por que ellos hacen y desacen como quieren.
    Las embajdas alli son para adornar un poco aquellos, y para que vivan mas gente de nuestros impuestos.

Los comentarios están cerrados.