EEUU y la lucha contra el Cambio Climático (VII)

Conclusiones finales

Enclave Exterior cierra hoy la serie de post dedicada al análisis de la manera en que EEUU afronta la lucha contra el Cambio Climático. La cuestión ha sido tratada desde diferentes puntos de vista que han ido desde el estado del debate científico a los programas que mantienen los candidatos a presidente de EEUU, pasando por las acciones realizadas por la Administración Bush o la postura de la UE como actor antagonista a EEUU en toda esta cuestión.

En esta última entrada me gustaría presentar las ideas centrales que la elaboración de este trabajo me ha suscitado. Sirvan pues estas ideas como conclusión a todos los post previos, como reflexión personal y como incitación a un debate futuro.

El fenómeno del cambio climático es un problema civilizatorio al que se enfrenta la humanidad en su conjunto, íntimamente relacionado con nuestro modelo energético basado en el consumo de carbón y de petróleo y que ha de implicar, tanto en sus causas como en sus posibles soluciones, a todos los Estados y actores internacionales.

La actitud de EEUU ante la lucha contra el cambio climático es una muestra de cuanto complicadas se han vuelto las relaciones internacionales contemporáneas que incorporan cada vez más, y especialmente en este ámbito, aspectos económicos y en donde las posturas nacionales cada vez están más influenciadas por poderosos agentes trasnacionales.

La postura de EEUU ante el protocolo de Kyoto durante la presidencia de George W. Bush no deja de ser otra muestra de la actitud con la que EEUU se ha conducido durante su administración, y en donde la no ratificación del Estatuto de la Corte Penal Internacional podría ser otro ejemplo de la unilateralidad con la que ha afrontado las relaciones internacionales.

Tras el interim Bush, dada la certeza que hoy preside el debate científico y con el consenso político hoy alcanzado con respecto a la necesidad de tomar medidas globales, el debate a futuro, más allá de la fijación de cuotas de reducción de gases de efecto invernadero, es muy probable que se centre en cuales han de ser las tecnologías por las que hay que apostar para ir sustituyendo el modelo energético que define nuestra actual civilización, el carbón y el petróleo. Probablemente sea también éste un debate controvertido, con posturas enfrentadas, dada la existencia de diferentes alternativas sin que, en el estado actual de la tecnología, ninguna de ellas destaque con claridad sobre el resto.

En cualquier caso, la postura que adopte EEUU seguirá siendo una referencia básica sobre la que modular cualquier consenso internacional y es deseable que, en el caso de que no quieran liderar las iniciativas que se propongan, al menos no vuelvan a mostrar una actitud disgregadora como la que sostuvieron al respecto del Protocolo de Kyoto.

Ver también: Introducción, El debate sobre el cambio climático y las evidencias científicas, EEUU, Bush y el Protocolo de Kyoto, La brecha trasatlántica en medio ambiente; las diferencias con la UE, Estado actual de la cuestión, Prospectiva: los programas de Obama y de McCain

Anuncios

Un comentario sobre “EEUU y la lucha contra el Cambio Climático (VII)

Los comentarios están cerrados.