60 Aniversario de la Declaracion de los Derechos Humanos

Hoy se cumplen 60 años de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

A lo largo del día, los distintos discursos y actos que están programados por todo el planeta es seguro que van a señalar con precisión cuales han sido sus logros principales y también, lo mucho que queda aun por realizar. Sin abundar en esto último, sí hay que destacar lo intolerable que en pleno s. XXI tengamos que hablar de niños soldado, pobreza extrema en una sexta parte de la población mundial, Guantánamo, tráfico de seres humanos, violencia contra las mujeres o discriminación de amplios colectivos de personas. Y varias de estas lacras en suelo europeo.

Más bien, quiero aprovechar este aniversario para recordar el contexto en que se produjo el nacimiento de la Declaración, y que es fruto de uno de esos consensos que sólo se da tras una gran convulsión. La conjunción de una profunda crisis económica, que devino en crisis social, con los nacionalismos extremos y un absoluto desprecio por la vida humana, llevó a una guerra que asoló buena parte del planeta. A su término y tras la creación de las Naciones Unidas, la Declaración surge con el objetivo de promover unas condiciones humanas mínimas que eviten que algo similar vuelva a suceder.

Aquellos lodos desaparecieron, pero sus polvos aun están con nosotros. Hoy en día, cuando parece que todo lo que aconteció está ya superado, bien por la lejanía en el tiempo o bien, y más peligroso, por el olvido en la memoria, hay que alertar de la pervivencia en nuestras sociedades de los elementos que la desencadenaron.

Europa, al igual que el resto del mundo, vive tiempos de crisis económica y sus efectos sociales despiertan con una violencia inesperada (Grecia es el país de la UE con mayor tasa de paro juvenil). Los nacionalismos están más que presentes y alimentan los mal llamados conflictos congelados, como comprobamos este verano en el sur del Caucaso. Toleramos, de una manera inconcebible, que dentro de las sociedades europeas se produzca la discriminación de amplios colectivos humanos, como es el Romaní cuya población está por debajo de la media en cuales quiera que sean los indicadores que se miren. Y además, rebajamos nuestros estándares en favor de la guerra contra el terrorismo, cuando no los violamos directamente.

Ante estos hechos, y en este día especialmente, hay que reafirmar el valor intrínseco de la Declaración de los Derechos Humanos, que nos arma en lo político, en lo jurídico y en lo moral para hacer frente a esos desafíos que amenazan nuestra convivencia pacífica. Con ellos hemos de poder evitar que, tal y como señala su propio preámbulo, “el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos” vuelvan ha originar “actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad”.

Anuncios

2 comentarios sobre “60 Aniversario de la Declaracion de los Derechos Humanos

Los comentarios están cerrados.